martes, 10 de marzo de 2009

Sabor a durazno...


Tengo en la boca el sabor de tus labios...sabor a durazno.
Lo sabía...siempre lo supe, eres como los duraznos en almíbar: dulce y resbaloso; sabor que se adhiere al paladar, sabor que se adhiere a la piel, para permanecer.